Categorías
serie

Jupiter’s Legacy, superheroes con problemas familiares

Tiempo de lectura: 3 minutos

Los aficionados a los superheroes han crecido. Hace ya mucho que dejaron de ser adolescentes cuya única preocupación eran los exámenes, los amoríos y la paz en el mundo. La madurez ha traído responsabilidades y preocupaciones. Familia, deudas, trabajo y compromisos jalonan nuestra vida, y esta situación ha permeado también a la vida de los personajes de los que disfrutamos en viñetas o en imágenes.

La última reencarnación del Superman televisivo, junto a Lois Lane, ha traído a su vida al enemigo definitivo: Hijos adolescentes. Y en la serie de la que ahora os hablo nos encontramos con una situación parecida: Unos superheroes utópicos, herederos directos de una era ya desaparecida, se sienten desubicados en una nueva situación donde sus caducos valores no son más que una rémora. Y sus hijos, herederos de su grandeza, tienen que lidiar con las expectativas de sus mayores y la realidad que los atenaza y los desgarra a partes iguales.

Este parece ser el corazón de la serie basada en el comic homónimo de Mark Millar, y digo parece porque pronto la serie empieza a expandir sus temas, intentando abarcar más de lo que obviamente puede alcanzar, acabando en un paroxismo delirante de grandeza, no justificado por los mimbres sobre los que se alza. La historia esta contada en dos tramas temporales: Una en la actualidad, donde se ubica todo el conflicto de los personajes con el nuevo status quo, y la otra situada en los años 20, donde se cuenta el origen de sus poderes. Podría resulta interesante si la narración no estuviese tan descompensada.

Debo admitir que, aunque la trama situado en los años 20 es, en ocasiones, lenta y dubitativa, como amante del juego de rol «La llamada de Cthulhu» me ha resultado estimulante en sus idea y en su realización, poniendo en escena una típica aventura de grupo de aventureros en búsqueda de un secreto oculto. La referencia a Lovecaft se verbaliza incluso a través de uno de los personajes.

La trama situada en la actualidad no nos trae ningún planteamiento que no hayamos visto en otros productos, y erra el tiro en su tono y planteamiento. Los personajes resultan demasiado mayestáticos y las situaciones muy forzadas. El histrionismo es evidente pero insuficiente para conseguir que conectes con sus dramas, sus tragedias. Todo es demasiado importante, demasiado profundo, demasiado intenso, y a pesar de ello, no consigue que te importe realmente.

Mentiría si dijese que El legado de Jupiter es una mala serie. Sencillamente es una serie entretenida, con muchísimos peros. Así que esperemos que la segunda temporada sepa arreglar las carencias de esta primera y reconducir el tono hasta encontrar su verdadera voz. Hay ideas interesantes en este planteamiento, esperando ser mejor contadas.

Categorías
comic

«Superman, hijo rojo», el superman que pudo ser

Tiempo de lectura: 2 minutos

El primer superhéroe. Con Superman empezó todo, los comics de superhéroes, personajes enfundados en mallas con poderes sobrehumanos y que se enfrentan a problemas de dimensiones galácticas. Y como primer superhéroe Superman también es prácticamente el más poderoso de todos, invencible, imponente, increíble, inmutable. Representa el sueño americano y su omnipotencia se une indivisiblemente a sus principios rígidos e inamovibles. Es difícil plantear historias de un personaje que no puede perder, nunca, en ningún sentido.

Con estas bases es normal que, en muchas ocasiones, resulten más atractivas las historias alternativas que las normales, y «Superman, hijo rojo» es una de las más conocidas y sugerentes.

El planteamiento es el siguiente: La capsula que transporta al bebe que se convertiría en Superman no cae en Kansas, sino en las estepas de Siberia. Este pequeño cambio significa un profundo cambio en el desarrollo del personaje. El joven Superman, educado en las bondades del comunismo, crece para convertirse en el ideal encarnado de las ideas de Stalin.

La obra esta guionizada por Mark Millar y dibujada por Dave Johnson y Andrew Robinson en sus dos primeros números, y por Kilian Plunkett y Walden Wong en sus dos últimos números. Mención aparte merecen las portadas realizadas por Dave Johnson, inspiradas en la tradición publicitaria soviética y tremendamente evocadoras.

A pesar de la cantidad de dibujantes involucrados el estilo se mantiene coherente, evolucionando con la historia y cumpliendo con buena nota. El hecho de que se mantenga el mismo colorista (Paul Mounts) en toda la obra seguramente también ayuda a mantener esa coherencia.

Pero donde brilla este comic es en su guión. Millar juega con este reflejo rojo de Superman de una manera magistral, sabiendo identificar los puntos que definen al personaje y trasladándolos a la realidad de una Unión Sovieta en ascenso, al contar en sus filas con el camarada de acero. No solo en eso queda el ejercicio, sino que sus contrapartidas en el lado americano resultan especialmente brillantes, con un Luthor en estado de gracia, y un curioso y poderoso Olsen. Redondea la historia unos magníficos secundarios al otro lado del telón de acero, que saben dar la contrapartida y aportar a la historia general. Una desconocida Diana, reina de las amazonas, la fuerza del caos personificada en el hombre murciélago frente al orden impuesto, la frustración humana ante el superhombre personificada en Pyotr…

En definitiva un cómic interesante, que se lee de un tirón y que se disfruta mucho más a poco que conozcas de la mitología de Superman y vayas identificando las similitudes y las diferencias con la historia original.

Si has sentido unas ganas enormes de hacerte con el cómic puedes comprarlo a través de este enlace(https://amzn.to/39cazcR), y apoyar de esta forma a que siga trayéndote más reseñas.

Categorías
cine

Wonder Woman 1984, nostalgia mal entendida

Tiempo de lectura: 4 minutos

En un momento en que ir a un lugar público conlleva un riesgo real de muerte (o como mínimo de pasar una enfermedad muy chunga e infecciosa) es normal que valores mucho más que películas decides ir a ver a un cine.

Si la película que acabas viendo es un aburrimiento alargado carente de sentido ni intención, es normal acabar enfadado.

Kristen Wiig Ww84 GIF by Wonder Woman Film

Y esto es lo que ocurre con Wonder Woman 1984, que parecía tenerlo todo a mano para triunfar: Un buen elenco, una película anterior exitosa, aprovechar el revival ochentero…

La dirección vuelve a recaer sobre Patty Jenkins y el protagonismo sobre Gal Gadot, lo que podría parecer un dúo infalible. La israelí ha hecho suyo el personaje y resulta complicado imaginar a Wonder Woman representado por ninguna otra actriz.

Debo admitir, sin embargo, que no soy muy fan de la estadounidense, y en la primera película, aunque el resultado final resulta entretenido, hay varias decisiones muy cuestionables (viajes imposibles, cambios de ropa «mágicos», «deux ex machina»).

En esta segunda película dilapida todo el crédito de la primera y da la impresión de no haber nadie que haga de contrapunto a la hora de tomar según que decisiones: montajes sin sentido, escenas de acción ridículas, planteamientos de guion infantiles.

Kristen Wiig Ww84 GIF by Wonder Woman Film

La película es más cercana a la serie de televisión de los 70 de Wonder Woman que a una película de superhéroes actual (Incluso hay un guiño con la actriz de la serie original). Algo similar a lo que hizo Schumacher con Batman y la serie de los setenta.

strong women GIF

La primera mitad de la película es más o menos salvable, quitando toda la ridícula escena en el centro comercial. Pero a partir del «momento Superman» la película cae en caída libre y sin frenos. Una caída agónica, alargada, insufrible.

Si hablamos de los actores, Gal Gadot y Chris Pine llevan buena parte de la película a sus espaldas, y las partes de la película que se centran en ellos resultan entretenidas.

Kristen Wiig Ww84 GIF by Wonder Woman Film

Pascal, por otro lado, esta histriónico y excesivo. Francamente, poco más podía hacer con el guion que tenía que defender. En realidad el ya estaba avisando…

Wonder Woman GIF by Entertainment Weekly

Kristen Wiig, por último, hace lo que puede, pone el piloto automático y lleva adelante una villana que no tiene ningún sentido de ser pero que tiene el don de la oportunidad para estar siempre donde tiene que estar.

Kristen Wiig Ww84 GIF by Wonder Woman Film

Lo peor de la película son dos cosas: el guion y los efectos especiales. Y los segundos no importarían tanto si lo primero fuese bueno.

Hay un momento vuelo de Supergi… digo, de Wonder Woman, que realmente tiene peores efectos que los del superman de Donner. Algo inconcebible en una película actual, que no cuela ni como homenaje.

Kristen Wiig Ww84 GIF by Wonder Woman Film

Pero como digo todo esto sería pasable si el guion fuese medianamente bueno, que no lo es. Ya no lo solo porque no tenga ni el menor interés en mantener la coherencia con el resto de películas del Warnerverso sino porque parece escrito por un niño de cinco años. Soliloquios alargados y pueriles para el villano y la protagonista, apocalipsis de todo a cien con personajes ridículos (ese policía diciendo «no se que hacer»), y deus ex machina por doquier (¿por qué esta Cheetah en la casa blanca?.

Kristen Wiig Ww84 GIF by Wonder Woman Film

¿Mi consejo? No vayáis al cine a verla. Si tropezáis con ella en algún servicio de streaming y sois muy fans de Gal Gadot a lo mejor podéis desconectar el cerebro durante el par de horas largas que dura. Pero cuidado, os puede dejar secuelas.

Happy Wonder Woman GIF by Achievement Hunter